Nov 14 2016

La industria está preocupada por las formas en que Microsoft promociona su sistema de seguridad, Windows Defender

El mayor vendedor de antivirus en Europa acusa a Microsoft de competencia desleal

Eugene Kaspersky tiene un apellido que hoy es sinónimo de antivirus. El milmillonario ruso hizo una fortuna creando software de protección para Windows. Aplicaciones que hoy en día siguen siendo necesarias y vitales para muchos usuarios de Windows, a pesar de que Windows incorpore sus propias medidas extra de seguridad en el sistema operativo hace años.

Pero Kaspersky ha dicho basta y ha denunciado las nuevas prácticas que Microsoft está empleando para sustituir los antivirus que los usuarios instalan por el propio. Y sus quejas no van a quedarse en el espacio digital, ha presentado dos denuncias formales ante la Unión Europea y la Federación Rusa para que los reguladores investiguen estas prácticas.

Microsoft prometió a fabricantes que Windows Defender sería una opción básica, pero se ha convertido en una amenaza a los ingresos de la industria

Kaspersky afirma que anima a los usuarios a desactivar sistemas como el suyo a pesar de que estén actualizados y el sistema esté seguro. Windows intentará que su antivirus tome las riendas cada vez que actualizamos el sistema operativo, con alertas periódicas “diseñadas para asustar al usuario” y en el propio material de formación que Microsoft publica online.

Un ingeniero de la industria consultado por La Vanguardia afirma que “estamos todos preocupados hace años. Microsoft prometió que Windows Defender sería una opción muy básica, y no dejan de añadir”. Claramente la competencia entre software de Microsoft y otros es buena para el usuario final, pero no tanto que Microsoft decida desactivar antivirus categorizados como más seguros por parte de auditores independientes. Es el usuario el que acaba confuso y con un ordenador menos seguro.

Yevgeny Kaspersky durante un evento con la prensa. (RIA NOVOSTI)

Otra guerra contra sus socios

Windows Defender, el nombre del software de seguridad que Microsoft introdujo en Windows 8, viene activado por defecto en todos los ordenadores nuevos, con una pequeña pero vital cláusula: se inhabilitará automáticamente cuando el fabricante o el usuario decidan instalar un sistema de seguridad alternativo como Kaspersky, Avira o Avast, o el software de la española Panda Security.

Esta medida, camuflada de deferencia a sus socios fabricantes que tradicionalmente reciben dinero por el software que instalan en sus ordenadores con Windows al venderlos, es en realidad también fruto de una preocupación legal por parte de Microsoft.

Con las ventas de ordenadores personales cayendo año tras año, los fabricantes dependen cada vez más de estos ingresos. El conflicto entre fabricantes, creadores de software y Microsoft está asegurado.

La compañía hoy liderada por Satya Nadella tiene en su memoria aún recientes los largos procesos judiciales cuando incluyó de forma gratuita su navegador web, o su propio reproductor multimedia. Cientos de millones de euros en multas después, Microsoft es ahora más precavido.

Precavido y también furtivo. Microsoft ha ido encontrando otras formas de presentar ante sus usuarios otros programas como su nuevo navegador Microsoft Edge, y el sistema de seguridad Windows Defender.

Tanto Defender como Edge son, en general, muy buenas opciones para la mayoría de los usuarios. Pero las formas y medios que Microsoft utiliza para promoverlos pueden causarles problemas con las agencias reguladoras si ven que se está actuando de manera anti-competitiva.

Mostrar Fuente de Informacion10

PGEgdGFyZ2V0PSJfYmxhbmsiIGhyZWY9Imh0dHA6Ly93d3cubGF2YW5ndWFyZGlhLmNvbSIgdGFyZ2V0PSJfYmxhbmsiPkZ1ZW50ZTwvYT4=

Argos32 es author


a creado 506 posts en Compartiendo Full.


Mensaje Privado
+8 Puntos Dar un voto NegativoDar un voto Positivo de 8 Votos
Loading...
Visitas 187


Deja un Comentario

Tu debes estar logueado para comentar este post.

Omaredomex